Pomerania

Parvo pomerania 2 5 meses

Contenido de la página

Síntoma de parvovirus

Lo último que cualquier propietario de un cachorro o criador de perros quiere oír es un diagnóstico de parvo. El parvo en los cachorros es, por desgracia, una enfermedad común con consecuencias mortales, por lo que es importante que cualquier persona que trate con cachorros de forma regular conozca los síntomas del parvo y sepa qué hacer al respecto.

El parvo en los cachorros está causado por el parvovirus canino. Este virus es muy contagioso y se transmite por contacto directo con un perro infectado o por contacto indirecto con un objeto contaminado. Tu cachorro se expone al parvovirus cada vez que huele, lame o consume heces infectadas. La transmisión indirecta se produce cuando una persona que ha estado expuesta recientemente a un perro infectado toca a tu cachorro, o cuando éste se encuentra con un objeto contaminado, como un cuenco de comida o agua, collares y correas, y las manos y la ropa de personas que manipulan perros infectados. Por eso es tan importante utilizar un desinfectante para la parvo.

El Manual Veterinario Merck clasifica el virus como una enfermedad del estómago y el intestino delgado, ya que es ahí donde el virus causa el mayor daño. El virus prefiere infectar el intestino delgado, donde destruye las células, perjudica la absorción y altera la barrera intestinal. El parvo en los cachorros también afecta a la médula ósea y a los tejidos linfopoyéticos, y en algunos casos también puede afectar al corazón.

El perro vomita

Un veterinario sospechará de la presencia de parvovirus en perros jóvenes no vacunados que presenten los síntomas mencionados, especialmente si han sido adoptados recientemente de un refugio o de otro lugar con muchos perros en contacto estrecho. El ELISA, una prueba de laboratorio común, se utiliza para detectar la presencia de partículas víricas con un alto grado de sensibilidad, pero en los primeros días de la infección puede presentar un falso negativo, por lo que el perro debe estar en cuarentena aunque la primera prueba sea negativa. Es probable que el veterinario ingrese al perro en un hospital para animales en función de la gravedad del caso.

Pomchi hund

El parvovirus canino (CPV-2) es un virus altamente infeccioso que causa enfermedades y muertes en cachorros y perros en toda Australia cada año. Es extremadamente robusto, lo que significa que puede sobrevivir en el medio ambiente durante períodos prolongados, actuando como una fuente potencial de infección para otros perros.

Es un virus que se dirige a las células del cuerpo que se dividen rápidamente, como las del tracto digestivo y la médula ósea. En el intestino, el virus impide la absorción de nutrientes importantes, lo que provoca diarrea, vómitos, deshidratación y náuseas. Esta alteración de la barrera intestinal hace que las bacterias pasen al torrente sanguíneo, lo que provoca un shock, una sepsis y potencialmente la muerte. En la médula ósea, el virus anula las células del sistema inmunitario, lo que disminuye aún más la capacidad del animal para combatir la infección. Si no se trata, las tasas de mortalidad pueden superar el 50%.

El parvovirus suele infectar a los cachorros después del destete, a la edad de 4 a 12 semanas. ¿Por qué este momento? Es cuando los anticuerpos que los cachorros reciben del calostro de su madre (la primera leche tras el parto) empiezan a disminuir, dejando a los cachorros en riesgo.

Diagnóstico del parvovirus canino

La llegada de un nuevo cachorro a casa es un momento emocionante para toda la familia, pero ¿cuándo pueden salir los cachorros al exterior? Sin duda, le entusiasmará mostrarlo a sus amigos y familiares y salir de aventuras con su nuevo mejor amigo. Al fin y al cabo, quieres que todos adoren a tu nuevo perro tanto como tú.

Aunque es importante socializar a tu cachorro y acostumbrarlo a su entorno, no debes poner en riesgo su salud. Tomando las precauciones adecuadas, puedes asegurarte de que tu cachorro se mantenga feliz y sano sin poner en peligro el tiempo vital de socialización del cachorro.

Normalmente, no se recomienda sacar a pasear al perro hasta que esté completamente vacunado. Las vacunas para cachorros ayudan a proteger a su perro contra las enfermedades, por lo que son esenciales cuando los cachorros salen a la calle. Los cachorros, en particular, son vulnerables a enfermedades graves, como el parvovirus y el moquillo canino.

Las vacunas para cachorros comienzan a partir de las 8 semanas de edad y necesitarán dos series de inyecciones antes de estar totalmente protegidos. La segunda serie suele administrarse entre 2 y 4 semanas después de la primera, cuando el cachorro tiene entre 11 y 12 semanas. Algunos veterinarios pueden recomendar una tercera serie de inyecciones para los cachorros de alto riesgo o los que no tienen un historial médico claro.

Editorial Mipomerania.pet

Somos fanáticos de los relojes y la tecnología. Pensamos que los pomeraniaes hoy en día son herramientas muy completas y funcionales. También somos fanáticos del running y las aventuras al aire libre. No te recomendaremos nada, que no usaríamos nosotros