Displasia de cadera pomerania

Salto del pomerania

Los signos más comunes de la displasia de cadera en los perros incluyen la aparición de “cojera”, es decir, la incapacidad de apoyar todo su peso en la extremidad afectada. También es posible que su perro camine con rigidez después de un paseo o que tenga una marcha vacilante.

Aunque factores ambientales como la obesidad -especialmente a una edad temprana-, la mala alimentación o la falta de ejercicio pueden contribuir al riesgo de padecer displasia de codo o de cadera, lo más habitual es que se desarrolle como resultado de la genética.

A los perros se les hacen pruebas y radiografías, y luego se les dan “puntuaciones” de cadera y codo que informan de sus valores de cría estimados (VEC). Si un perro tiene una probabilidad inferior a la media de transmitir la displasia de cadera a sus cachorros, recibirá una puntuación inferior a cero.

Aunque un tratamiento adecuado puede reducir significativamente el impacto de la displasia en los codos, las caderas y el bienestar general de un perro, se trata de una enfermedad de por vida y sólo empeorará si no se atiende a tiempo.

Los problemas sólo se producen si el perro come demasiado o las molestias le impiden hacer suficiente ejercicio para mantener su peso. El aumento de peso puede empeorar los efectos de la displasia de cadera, lo que a su vez reducirá aún más su capacidad para hacer ejercicio, subir escaleras y podría causar problemas cardíacos.

Tratamiento de la displasia de cadera del pomerania

Displasia de cadera son dos palabras que aterran a los propietarios de perros de razas grandes y gigantes, pero lo cierto es que la displasia de cadera canina puede darse en cualquier tamaño o raza de perro. Esta dolorosa afección puede reducir drásticamente la calidad de vida de un perro y es difícil de observar para los propietarios. La buena noticia es que la tenencia responsable de un perro y la información sobre posibles problemas de salud como la displasia de cadera pueden contribuir en gran medida a que su perro se sienta cómodo.

La displasia de cadera es una afección esquelética común, que suele darse en perros de razas grandes o gigantes, aunque también puede darse en razas más pequeñas. Para entender cómo funciona esta afección, los propietarios deben comprender primero la anatomía básica de la articulación de la cadera.

La articulación de la cadera funciona como una rótula. En los perros con displasia de cadera, la bola y la cavidad no encajan ni se desarrollan correctamente, y rozan y rechinan en lugar de deslizarse suavemente. Esto provoca un deterioro con el tiempo y una eventual pérdida de la función de la propia articulación.

Hay varios factores que conducen al desarrollo de la displasia de cadera en los perros, empezando por la genética. La displasia de cadera es hereditaria y es especialmente común en perros grandes, como el gran danés, el san bernardo, el labrador retriever y el pastor alemán. Factores como el ritmo de crecimiento excesivo, los tipos de ejercicio, el peso inadecuado y la nutrición desequilibrada pueden magnificar esta predisposición genética.

Lesiones en el pomerania

La displasia de cadera del perro, también llamada displasia de cadera canina (CHD), es una dolencia crónica de la cadera que afecta a perros de todas las edades. Cuando la mayoría de los propietarios de mascotas piensan en problemas de cadera, se imaginan a perros grandes y maduros luchando por salir de su cama. Sin embargo, esto no siempre es así: incluso los perros jóvenes llenos de energía pueden ser diagnosticados con esta enfermedad. Aunque la displasia de cadera del perro es más común en los perros adultos de razas grandes, también puede afectar a las razas pequeñas y medianas y a los cachorros de tan sólo cinco meses de edad.

La displasia de cadera en perros es una malformación de la articulación de la cadera. Cuando las piezas de la articulación (la rótula y la cavidad) no encajan con normalidad, los huesos se rozan dolorosamente y la articulación de la cadera se vuelve inestable. Con el tiempo se produce una pérdida de cartílago y la enfermedad puede provocar dolor crónico o cojera y causar una enfermedad articular degenerativa a largo plazo (artrosis).

Aunque un cachorro puede nacer con unas caderas que parecen normales, a medida que crece rápidamente, las caderas pueden desarrollarse de forma que la bola quede suelta en la articulación. Si su cachorro experimenta alguno de los síntomas que se comentan a continuación, consulte con su veterinario para determinar si es necesario realizar más pruebas.

Problemas de espalda del pomerania

¿Su perro ha sido diagnosticado de displasia de cadera? No se preocupe, ya que hemos elaborado una guía rápida que explica de forma sencilla qué es esta enfermedad, cuál es su causa y qué puede hacer para ayudar a su perro.

La displasia de cadera en perros es una enfermedad genética en la que las articulaciones de la cadera se desarrollan de forma anormal. Los cachorros nacen con articulaciones de la cadera estructuralmente normales, pero en las primeras semanas de vida los ligamentos que sostienen las articulaciones de la cadera se vuelven laxos. Las articulaciones se vuelven entonces menos estables y pueden realizar ligeros movimientos que no se producirían en un individuo sano.

Esta inestabilidad conduce al desarrollo de otros cambios estructurales, como el aplanamiento de la parte “esférica” de la articulación. Esto significa que la bola y la cavidad no encajan como deberían. Por lo tanto, ambos pueden salirse de la alineación correcta e incluso provocar una ligera dislocación.

La mayoría de las mascotas se ven afectadas por la displasia en ambas articulaciones de la cadera y todos los perros desarrollan cierto grado de artrosis en algún momento de su vida. Aunque la displasia de cadera es genética, hay varios genes que pueden provocar esta afección y no todas las mascotas con estos genes desarrollan la enfermedad. Los factores ambientales pueden agravar el problema, pero no pueden causar la enfermedad a menos que exista un gen predisponente.

Editorial Mipomerania.pet

Somos fanáticos de los relojes y la tecnología. Pensamos que los pomeraniaes hoy en día son herramientas muy completas y funcionales. También somos fanáticos del running y las aventuras al aire libre. No te recomendaremos nada, que no usaríamos nosotros